Quieren reforma migratoria ¡ya!

Decenas de pequeños se unieron a la protesta para abogar ante el presidente Barack Obama por sus padres, que muchos de ellos fueron deportados o están en proceso.

Cientos de personas se unieron a la marcha que se llevó a cabo en el downtwon de Los Ángeles. Foto: Myriam Reyes

Cientos de personas se unieron a la marcha que se llevó a cabo en el downtwon de Los Ángeles. Foto: Myriam Reyes

Los Ángeles.- Al grito de “Queremos una Reforma Migratoria justa, ¡ya!”, “¡Alto a las deportaciones!” , “Presidente Obama escucha, seguimos en la lucha”, “Congreso renuente, el pueblo está impaciente”, una multitud de inmigrantes y activistas latinos realizaron una marcha de protesta en el centro de Los Ángeles.

La movilización, que contó con la participación de los dirigentes de diferentes organizaciones y del pastor afroamericano Logan, inició a las 12:00 del mediodía el sábado 22 de febrero, en la esquina de Olympic y Broadway, para continuar a lo largo de esta última avenida y concluir frente al edificio de la alcaldía angelina, en las calles Spring y primera.

En el inicio de la marcha, Juan José Gutiérrez, dirigente de Vamos Unidos USA, se subió a la camioneta que servía como plataforma para exhortar a la gente a hacer a un lado el miedo, el temor y a unirse a las movilizaciones para exigir una reforma que saque de las sombras a más de 11 millones de indocumentados.

“Desde la capital latina de todo el país mandamos un mensaje a toda la nación de que estamos en pie de lucha”, exclamó. “Exigimos que paren las deportaciones, las divisiones de las familias y que el 2014 sea el año en que logremos una reforma migratoria amplia, justa y generosa con camino a la ciudadanía”.

Niños sufren

Jacey Vargas y su mamá Teodora Damian. Foto: Myriam Reyes

Jacey Vargas y su mamá Teodora Damian. Foto: Myriam Reyes

Entre todos los manifestantes, destacaba la niña de 10 años de edad Jacey Vargas Damián, ciudadana estadounidense, quien con su carita desesperada pedía justicia para las familias.

“Yo vine aquí a marchar y a luchar por mi papá. Hace como 3 ó 4 meses lo detuvieron por conducir sin licencia de manejo cuando venía del trabajo en Tennesse, y ahora se encuentra en la cárcel de inmigración con orden de deportación.

“Eso ha hecho que me sienta muy mal y deprimida”, contó. “No puedo dormir bien porque pienso en mi padre, dónde duerme, si come, que le está pasando, yo le digo al presidente Obama que enblandezca su corazón que le pasaría a él si de repente le quitarán a sus dos hijas, como él se sentiría, yo soy ciudadana estadounidense y le pido a él que nos cumpla su promesa que por eso los latinos lo ayudamos a reelegirse”.

Otras caritas infantiles que resaltaban en la manifestación fueron las de los hermanos, Óscar y Angélica Rivera, de 9 y 16 años de edad respectivamente, quienes dijeron que temían por la seguridad de sus padres originarios de Oaxaca.

“Nosotros venimos desde Oxnard a unirnos a la marcha para apoyar a nuestros padres”, comentó Angélica. “Queremos que (el presidente) Obama cese la persecusión de las familias latinas y de una reforma migratoria”.

 
(Admin) | 29 queries. 0,055 seconds.