Niños triquis conviven con Lakers

Los pequeños oaxaqueños visitaron a los Lakers en el Staples Center durante el tour que realizaron por Los Ángeles.

Los campeones de minibaloncesto se impresionaron al ver y saludar a los jugadores de Lakers en el Staples Center.

Los campeones de minibaloncesto se impresionaron al ver y saludar a los jugadores de Lakers en el Staples Center.

Los Ángeles.- “Son gigantotes”, “están gandotes”, expresaron emocionados y una vez repuestos del “shock” los niños triquis luego de saludar de mano los jugadores de los Lakers en el Staples Center de esta ciudad.

Pero la ausencia de Kobe Bryant no pasó desapercibida para los campeones de latinoamérica luego de que fueron recibidos por los titulares del equipo angelino que sufren por la ausencia del jugador estrella que se encuentra lesionado.

TriquisLakers_1El encuentro, organizado por Time Warner Cable Deportes y Los Ángeles Lakers, se dio la noche del viernes previo al partido de la NBA que sostuvieron los laguneros contra Minnesota Timberwolves.

Desde su arribo al Staples Center, los pequeños no dejaban de admirar el enorme recinto que tiene una capacidad para más de 19 mil espectadores y que tiene casi 46 metros de alto y lleno de tecnología y lujos.

Y mientras estaban sentados en las sillas de los Lakers, los triquis siguieron impactados al descubrir las enormes pantallas de televisión que se encuentran sobre la cancha, así como la estructura que alberga los lujosos palcos.

Los triquis fueron los invitados especiales del partido y del llamado “Honorary High Five Squad” que se llevó a cabo a nivel de cancha junto a las estrellas del equipo y justo antes del comienzo del juego.

Los pequeños basquetbolistas mexicanos vestidos orgullosamente con el unifome oficial de México y calzando tenis, como pocas veces lo hacen, realizaron dos filas para recibir en la cancha a sus ídolos que pasaron entre ellos inspirándolos a continuar con su sueños de llegar a formar parte de la máxima liga.

“Híjole, son gigantotes”, expresó un perplejo Alexander de Jesús Alvín, quien no quitaba la mirada de los jugadores que empezaban a botar el balón en forma de calentamiento. “Estoy con mucha emoción. Yo quiero estar con ellos un día”.

Un boquiabierto Marcelino Sacondo con su inocencia de niño tampoco ocultaba la felicidad que lo embriagaba.

“Uyyy… Estoy feliz. Aquí siento bonito”, expresó señalando su corazón. “En mi pueblo nunca pensé todo esto, esos jugadores son muy buenos y grandotes”.

En el medio tiempo, los pequeños estaban en sus asientos disfrutando cada uno un hotdog y casi se atragantan de la emoción cuando se ven reflejados en las pantallas y el público les brindaba un aplauso.

 

 

 

 
(Admin) | 29 queries. 0,047 seconds.